Seguro de construcción

El Seguro de Construcción está dirigido a la protección frente a los riesgos accidentales e imprevistos que puedan sufrir las obras civiles o de edificación, tanto de nueva planta como sobre preexistentes, durante el desarrollo de los trabajos de ejecución.

El seguro de construcción puede cubrir las responsabilidades civiles por daños materiales o personales y los perjuicios ocasionados
involuntariamente a terceros con motivo de los trabajos de construcción. Asimismo, se puede cubrir la pérdida de beneficio producida como consecuencia de la demora en la puesta en servicio de la obra como consecuencia de un daño material en la obra cubierta por el seguro.

El seguro de construcción está destinado a proteger a los propietarios, promotores y adquirientes de los edificios o de parte de los mismos a partir de la fecha de recepción, frente a los daños materiales que sufran debido a determinados vicios o defectos constructivos.

La razón de ser de este producto se encuentra en la existencia cierta de una gran variedad de riesgos que se presentan en la ejecución de cualquier obra. Estos riesgos pueden acarrear daños cuya reparación afecte al desarrollo previsto de la obra, tanto en su presupuesto como en su programa. Un retraso en la fecha de terminación puede también representar, por supuesto, una afección económica.

Otros enlaces de interés